miércoles, 6 de mayo de 2009

Imágenes que eran deuda...

Debía dos imágenes, una de ellas de mi lugar de trabajo, por cierto con algunas imágenes inspiradoras de mis pasiones: Harry Potter y Crepúsculo...
Pero además, va aquí una foto de algunas compras literarias que hice en la Feria del Libro de Buenos Aires, esos libros que estábamos esperando en Argentina: -The host (La huésped), de mi estimada Stephenie Meyer (Suma de Letras) -Medianoche, de Claudia Gray (Montena) -Despertar y Conflicto, de L. J. Smith (Destino) -Sangre de Tinta, de Cornelia Funke (Fondo de Cultura Económica/Siruela) - el que fue una verdadera sorpresa, pues no sabía que ya estaba a la venta. Y como no lo conseguí en la Feria, gracias a El Ateneo Yenny pude traerme: -Marcada, de P. C. y Kristin Cast (Factoría de Ideas)
Aunque me olvidé de incluirlo en la foto, otro libro que ansiaba conseguir y hallé felizmante, fue La trama del pasado, de Cristina Bajo, mi autora argentina favorita de novelas históricas románticas.

5 comentarios:

· Alba · dijo...

Gaby ;)!!

Me tienes que decir de qué va el libro de Cristina Bajo, que la histórica romántica es una de mis pasiones *O*!!

Y me encanta la foto de arriba, parece el camarote de un barco, jiijj ;)

· Alba · dijo...

Aparte: impresionante la ponencia, me has dejado con la boca ABIERTA!

Gabriela Monzón dijo...

¡¡¡Hola Alba!!!
Gracias y qué gustazo hallarte por acá...
Deberé dedicar una reseña a Cristina Bajo pues la adoro, en alguna lista de libros que me apasionaron ya la he incluido.
Besotes
Gaby

· Alba · dijo...

Estaré atenta ;)

Madre mía, he venido desde tu perfil y tienes mil blogs que atender!!

Los libros del premio los elegí yo :P No pedí el tercero de Allende por si no me gustaba, aunque lo dudo, jajjaja xDD

Besitos, loquis, y pásate por LYE dentro de unos días, que por fin habrá concurso para todos ^O^!!

El Caballero dijo...

Enchanté, mi querida lady Gabriela, paso a despedirme antes de marcharme de este mundo, el de las bitácoras, pues hace ya muchos que el de la literatura era el mío. Me voy conforme de haber logrado lo que buscaba, sólo pretendía ver que opinión se hacía la gente de mis escritos, y ese último empujoncito me terminó por desicirme. Pero desde luego, todos mis elogios son para vos. Porque lo creas o no, cada una de tus palabras, representaron una enseñanza para mí, e incluso esa última epístola que me enviaste, aquella que pareció poner a nuestra relación, ha sido de gran importancia en mi vida, hablo con sinceridad. Felicitaciones por tu ponencia, la he leído y he llegado a la conclusión que Stephenie Meyer no es tan mala... ja, ja. En fin, ya ni sé que digo, no vemos pronto. Adieu.