sábado, 15 de noviembre de 2008

Eduardo Dayán, Palomas son tus ojos

Vi por primera y única vez a Eduardo Dayán en Buenos Aires, en el 11.º Congreso Internacional de Promoción de la Lectura y el Libro, en el marco de la 33° Feria Internacional del Libro, cuando fuera a llevar la ponencia “De los agujeros negros que deben sortear los lectores en el Nivel Medio”. Cuál no habrá sido mi sorpresa al terminar la ronda de exposiciones, al recibir el cálido saludo, el aliento generoso y la simpática felicitación de este señor que no conocía ¡y que además era escritor! En los pocos minutos que estuvimos frente a frente descubrí que compartíamos además la pasión por la lectura y la literatura, el entusiasmo por contagiarla a los jóvenes lectores, las ganas de hacer cosas. Luego intercambiamos unos cuantos mails, y la comunicación se diluyó pues honestamente me sentía incómoda por no poder conseguir su novela que prometí leer.
Pasó el tiempo, y al fin puedo decir que ha llegado “ese día” pues no hace mucho pude comprar -en otro viaje a Buenos Aires, ya que en mi provincia fue imposible- la obra de Eduardo Palomas son tus ojos, editada por Norma en la colección Zona Libre.
Puedo decir, sin temor a equivocarme, que es la mejor novela juvenil del género realista romántico que he leído. Es sencillamente exquisita, puesto que a una prosa amena, ágil, matizada de estilo coloquial que asume diversas voces, le suma la belleza de la poesía que se cuela por aquí y por allá, bajo el pretexto narrativo de que Pablo le escribe a María del Carmen.
La historia narra el amor de un chico que ya cursa la universidad y una adolescente que aún se halla en la secundaria, con los consecuentes conflictos que ambos deben afrontar en el contexto familiar. A lo que se suman los prejuicios (tan desgraciadamente típicos de la obtusa sociedad argentina) que se vinculan al hecho de que él es judío y la jovencita no; pero además vemos en un tono sobrio y nada casual, un marco narrativo que incluye un hecho histórico que forma parte de la galería de horrores y deudas de la Argentina: el atentado a la Amia.
Francamente, “Palomas son tus ojos” es una delicia de relato, encantadora y tierna, a la vez que aguda y mesurada al ubicar como telón de fondo hechos que el común de la gente olvida y sobre los que la mayoría de nuestros adolescentes no tienen ni noticia, puesto que los medios de comunicación instalan permanentemente nuevos temas y borran lo que no les reditúa. Pero más allá de esto, la trama no deja de centrarse en una historia de amor de las que todos queremos vivir una vez en la vida.
Sobre el autor
Eduardo Dayan es Profesor de Lengua y Literatura y Licenciado en Letras por la Universidad del Salvador.
Ejerció en escuelas de nivel medio y terciario y dirigió Talleres Literarios en el Programa de la Universidad de Buenos Aires destinado a adultos mayores de 50 años.
Autor de libros orientados a la enseñanza de la lengua y escritor de ficción, con títulos como: Amor con todas las letras (Editorial El Ateneo) y Palomas son tus ojos, con la que ganó el Premio Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil Norma-Fundalectura 2002, novela que, según su propio autor, "presenta las dificultades del descubrimiento mutuo en una característica historia de amor adolescente".
Fue premiado en el Segundo Concurso Nacional Docente de Cuentos Infantiles (Ctera-Colihue), en el Concurso Nacional de Cuentos para niños de la Fundación El Libro, en el Concurso de cuentos para cebollitas de ALIJA (Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina) y en el Concurso Nacional de Literatura Infantil y Juvenil (H.I.J.O.S.).
El Monitor de la Educación, la revista del Ministerio de Educación, publicó en el número de noviembre de 2004 su cuento La escalera de sus sueños.
Fuente:
http://www.barriada.com.ar/EduardoDayan/eduardodayan.htm

NOTA: Hoy, 9 de abril de 2012, me enteré accidentalmente gracias al comentario generoso de una visitante del blog que el 27 de febrero de 2012 falleciera mi querido amigo Eduardo, pues desde aquella vez que nos viéramos e intercambiáramos unos pocos correos mucha agua bajo el puente había pasado y gracias a la tecnología, el amor por la literatura y la palabra nos habían acercado en la distancia.
Extrañaremos su entusiasmo, su alegría de vivir, su gozo de la lectura, su generosidad.

3 comentarios:

Joan Martín dijo...

Hola, soy Joan. Caralán bastante mestizo. Mi padre, no hace mucho tiempo que murió, de un publecito de Salamanca (a dos pasos de la frontera con Portugal). Mi madre de otro publecito, este de Catalunya, en un otro extremo del anterior. Yo, en un cierto sentido pues, mestizo però catalán.
Oi en cierta ocasión a Ana María Matute que en una entrevista le prguntavan algo así que cómo era que los jóvenes i los niños leian tan poco. Su respuesta, casi literalmente, fue: "no me estraña, con los bodrios que les escriben". Así que és una alegria saber de libros bellos (claro que los hay) que no sean "para", sinó que en si mismo sean bellos. El "para" lo pondran los jóvenes, si hay motivo.
El título del libro que comentas ya irradia belleza.
Un saludo, si no te importa pondré un enlace de tu blog en el mio. Ya dirás. A disfrutar. Un placer, este post.

Cande dijo...

Hola , que tal? Mi nombre es Candela, tengo 15 años y soy de Bahia Blanca, Bs.As, ARgentina.
Yo tengo el libro de Paloma Son Tus Ojos. Y sin duda, es una de mis novelas favoritas. Yo lo que busco cuando leo, es sentirme identificada, o poder creer que eso que estoy leyendo me puede suceder a mi, a algún conocido, o algo por el estilo. En fin, que lo que leo sea REALISTA. Y me encanta como el autor plantea la importancia del amor, por sobre toda diferencia social. Sin duda, hermoso. Saludos !

romina dijo...

Dayan fue mi profesor de lengua y literatura, sinceramente una hermosa persona y hoy me entere que fallecio el pasado 27/2/12.
Lamento haber pedido contacto con el desde que egrese de la secundaria. Lo lamento muchisimo. Son las desafortunadas cosas de la vida. Espero haya finalizado su vida de la mejor manera posible. Un saludo
Romina