viernes, 25 de diciembre de 2009

Primera lectura de vacaciones… Hush, Hush de Becca Fitzpatrick

Si mis dos primeros días de vacaciones anticipan lo que se viene, ya no me van a extrañar y no van a pedir tan ansiosamente reseñas… ¡porque en un día y medio devoré mi primera lectura del receso!, que por cierto me pareció espectacular, eso sí… sólo para románticas/os.

Debo reconocer que andando los caminos de la web hallé la primera novela de esta autora norteamericana, y desde que ví la portada y leí el resumen del argumento me llamó la atención. Increíblemente, diría yo, ya que si de personajes sobrenaturales se trata, los ángeles no son precisamente de mis favoritos, será quizá porque la carga religiosa que conllevan me da urticaria, o porque detesto la empalagosa moda new age que adoptó los angelitos como mascotas cursis y banales…

En resumidas cuentas, aún cuando estuviera interesada, no iba bien encaminada la cosa si de ángeles se trataba, ¿entonces?... si de ángeles rebeldes expulsados del paraíso hablamos, eh ¡ya me empezó a gustar!

Así las cosas, una vez iniciada la novela no hice otra labor que no sea pasar de un lugar a otro de la casa para no estorbar y a regañadientes dejarla cuando ya no había otra solución y debía atender otros quehaceres, los que liquidé en todo momento rápidamente pues debía volver a la joven Nora Grey y al misterioso, seductor y magnífico compañero de banco en clase de Biología.

Resumiendo: adolescente de 16 años, vive con su madre en una granja un poco alejada del centro de la ciudad, como su progenitora pasa mucho tiempo fuera por motivos laborales, la chica queda al cuidado diurno de una señora alemana que se ocupa de las tareas hogareñas, sin embargo las noches suelen ser un tanto aterradoras en el lugar donde vive inundado de niebla. Para empeorar las cosas la muchacha cree sentir una presencia que la vigila, por lo que se convence a sí misma -quizá para aliviar la inquietud- que podría ser su padre, asesinado al azar un año atrás. Aunque habitualmente se sienta en clases con su mejor amiga y absoluta compinche: Vee, un día el profesor de Biología tiene la brillante idea de cambiarlos de banco y sitúa junto a ella al joven “transferido”, que no sólo resulta total y absolutamente atractivo y misterioso, sino que es tan seguro de sí mismo que desarma todas y cada unas de los desplantes que Nora trama en su contra como si le leyera el pensamiento.

Se inicia así un interminable juego de seducción que en gran medida me recordó al que Bella y Edward protagonizan en Crepúsculo, al punto que Nora no sabe si quiere abofetear a Pacht, como dice llamarse su compañero, o saltarle encima y comérselo a besos.

Hay incluso en la progresión de la trama otros datos e indicios interesantes y coincidentes con las novelas de Meyer: Patch le advierte que no quiere saber en verdad de su pasado, que no es bueno para ella, Nora empieza a percibir que el chico no es una persona normal, incluso que aún cuando le parece absurdo siente que él le ha hablado en su cabeza, y cuando por ayudar a su amiga queda sola y desvalida a punto de ser asesinada en la ciudad vecina ¡él es quien la rescata! Nora siente que aunque pudiera ser peligroso no puede alejarse de Patch y otra vez recordamos la inexorabilidad del amor de Crepúsculo.

Sin duda que muchas son las diferencias pero también aparecen el combate contra la propia naturaleza sobrenatural por amor a una humana, así como el renunciamiento, el sacrificio, la generosidad de darlo todo por el otro.

Una frase que creo resume esto y me derritió el corazón: “No voy a matarte, Nora. No mato a las personas que son importantes para mí. Y tú encabezas la lista.”

La verdad es que me apasionó la historia, me encantaron los personajes que están bien hechitos, la trama es intrigante y despista ya que en el proceso el lector no sabe muy bien de quién sospechar, y va cambiando de parecer y dudando como la protagonista.

Sobre al autora:

Becca Fitzpatrick creció leyendo las historias de Nancy Drew y Trixie Belden (personajes literarios de niñas investigadoras que corren innumerables aventuras), alumbrándose con una linterna bajo las frazadas para no ser descubierta mientras el resto dormía. Soñaba con convertirse en espía, sexy y peligrosa, pero cuando creció cambió de idea. Se graduó en la universidad con un título vinculado a la salud, pero prontamente abandonó esto ya que descubrió que es mucho más placentero contar historias, lo que puede ser emocionante, atractivo y peligroso. Cuando no escribe, sale a correr, compra zapatos o ve dramas policiales por TV. Hush, hush tendrá una continuación que se titulará Crescendo.

4 comentarios:

Cele y Naty dijo...

Gabi, me encantó la reseña!!!! si podes, mandamelo por mail... Besos
Cele (de bahía Blanca)

Valeria dijo...

Gaby:
Estoy leyendo Hush Hush, pasé de vampiros a angelitos, jeje.
Me está gustando mucho mucho. Un juego de seducción bien fuerte. Además me estoy divirtiendo con Vee, buen personaje...
Besos, besos.
Valeria

Anónimo dijo...

Me encanto HUSH HUSH muy pero muy bueno!!! Lo lei en un día, me re atrapo y no podia parar de leerlo...
Un beso, Ana.

Zack Quintero dijo...

Este Libro es Recomendable para un hombre de 15 años?? o es mejor buscar otros títulos?

:)