miércoles, 18 de julio de 2007

Cooper, Susan. Sobre el mar, bajo la tierra.

La saga The dark is rising (título que pertenece al segundo de los volúmenes y que pronto será posible de verse en cine) cuenta con cinco tomos: Sobre el mar, bajo la tierra (Over Sea, Under Stone), Los seis signos de la luz (The dark is rising), Brujaverde (Greenwitch), El rey gris (The Grey King) y El árbol de plata (Silver on the Tree).

Realizaré la reseña del primero de estos libros, pues debo confesar que es el único que he leído hasta ahora, y con el tiempo iré presentando el resto.

Los hechos de la historia en Sobre el mar… se sitúan en un pequeño pueblo costero de Cornualles, llamado Trewissick, donde una familia va a pasar sus vacaciones en una vieja casona que un tío abuelo alquiló para ellos. La aventura empezará en un día de lluvia un poco aburrido en el que los niños extrañan otros entretenimientos más modernos, puesto que lo único interesante que sucede en el lugar es la llegada de un lujoso yate al puerto.

Los personajes adolescentes son tres hermanos Jane, Barney y Simon. Entre ellos se da la típica rivalidad: los varones contra la chica, los más grandes contra el pequeño; en especial porque este es soñador y adora las historias del rey Arturo. A pesar de esto, y tal vez precisamente por ello, es que terminan embarcados en la búsqueda de un tesoro -nada más y nada menos que el santo grial- hasta el cual los guía un misterioso mapa; y por supuesto que cuando sus vidas peligran, termina prevaleciendo el afecto que se tienen.

Su viejo y extravagante “tío” Merry es el único personaje adulto que se destaca, este cumple además la función de cómplice de los chicos, pues sus andanzas suceden a espaldas del resto de los grandes con los que conviven en la casa del capitán. El anciano es una especie de estudioso de la arqueología que fuera amigo de su abuelo y adquiriera por extensión el derecho al apodo. Otro aspecto particular de este personaje es que en él se revela lo sobrenatural, ya que los chicos hacen un descubrimiento asombroso: el tío es más que un simple mortal. “Merry Lyon” se transforma fácilmente en “Merlion” y esta palabra en “Merlín”, y así adquieren sentido sus explicaciones acerca de que hay una batalla ancestral entre el bien y el mal en la cual ellos se ven involucrados.

En el desarrollo de la aventura se enfrentan a los poseedores de un lujoso yate: una pareja que se hacen llamar Polly y Norman Whiters, y a un oscuro señor Hastings, que parece una contrapartida malvada del tío Merry.

Hay un mérito innegable tanto para la autora como para sus libros: el haber sido pionera en una literatura fantástica juvenil en inglés ligada a las leyendas artúricas; puesto que esta novela de 1965, y las que continuaron la saga en la década del ’70, son previas a todo el corpus que se está analizando, incluido el boom de las novelas de Rowling.

La trama está bien tejida -y aunque en el contexto del resto de las historias que involucran protagonistas adolescentes- hoy puede parecer un poquito obvia: chicos que encuentran un mapa cifrado, este conduce a un tesoro, ese tesoro es nada más y nada menos que el grial, sobreviven a los peligros por su cuenta, el único ayudante adulto es un tanto misterioso y desaparece cuando lo necesitan…; cabe recordar que en todo caso esta novela está entre las que originaron el tipo de esquema. Es interesante descubrir el evidente intertexto con Tolkien, pues el anciano tío Merry es una versión moderna de Gandalf: quisquilloso, poco comunicativo, sabedor de viejos misterios que guarda celosamente y ocupado en trajines permanentes que lo alejan de los héroes y lo hacen desaparecer súbitamente.

En español adolece de lo que podrían tomarse como leves defectos de traducción: no dejar claro qué personajes hablan o brindar descripciones de lugares un tanto confusas, si bien esto no opaca la historia bastante entretenida.

Y nuevamente se da un hecho en relación con la publicación y acceso a los libros en Argentina, como los de Brian Jacques, estos se consiguen en casas de usado o en mesas de ofertas.

La autora

Susan Cooper nació en 1935 y creció en Buckingham, Inglaterra. Cuando era niña amaba leer, a los diez años colaboró con un periódico semanal con el hijo de su profesora de piano; el mismo año escribió tres obras de títeres y un pequeño libro que ella misma ilustró.

Cuando asistió a Oxford se convirtió en la primera mujer que editó el periódico de la Universidad. Trabajó en el Sunday Times de Londres, y su primer jefe fue Ian Fleming, el autor de las historias de James Bond.

Se mudó a Norteamérica en 1963 cuando contrajo matrimonio con un profesor del MIT. Posteriormente su segundo matrimonio la unió a su amigo de años y compañero de escritura -el actor Hume Cronyn, fallecido en 2003-. Actualmente continúa viviendo en su hogar de Connecticut, Nueva Inglaterra.

En la década del ‘70 inició la que sería su más leída y celebre serie de novelas juveniles de fantasía The Dark Rising, que hasta 1977 estaba compuesta por cinco tomos al que sumó un sexto y último en el año 2000. En 1976 obtuvo por el cuarto libro de la serie -The Grey King, El rey gris-, la Newbery Medal. Su trabajo se multiplicó en libros para niños, jóvenes, adultos, obras para Brodway, el cine y la TV.

Gabriela Monzón

Extraído con leves adaptaciones de “¡Alohomora! …O de las puertas que abrió Rowling”, Trabajo Final para obtención del Postítulo de Actualización Académica en Literatura para Niños, Instituto “Almirante Guillermo Brown”, Santa Fe, 2006

3 comentarios:

javier yus dijo...

me descargue los 5 libros en una pagina y quisiera preguntar: ¡son tan cortos los libros?? la verdad, me parecen muy cortos...
140
153
78
110
148 paginas respectivamente. no es que quiera lucirme diciendo que leo libros gordos de 500 pag(aunque me demoro un año XD) pero me preocupa que me falte una parte

Gabriela Monzón dijo...

Hola Javier
Que yo sepa son breves, yo los tengo en versión pocket de papel y no son muy largos.
Saludos
Gaby

Anónimo dijo...

Hola, soy Daniela.

Ayer terminé de leer el libro y me gustó mucho. A mi también me llamó la atención que fuesen relativamente breves pero es otro reconocimiento más para la autora porque aunque no tiene muchas páginas sabe llevar muy bien el tiempo de la hsitoria (no muy lenta ni muy rápida) de modo que uno pueda conocer a los personajes en sus actividades normales y empaparse con sus aventuras fantásticas al poco tiempo y sin chocar.

Es un libro muy bonito