sábado, 11 de agosto de 2007

Reescribiendo a Rubén Darío

Hace un tiempo me rondaba la mente ese poema de Rubén Darío... Pero con un nuevo significado. Permiso, poeta, no pude evitarlo y me adueñé de tus palabras, y lo reescribí con absoluta osadía:

Leo, lees

Leer, leer, leer, lee siempre, con todo

el ser y con la tierra y con el cielo,

con lo claro del sol y lo oscuro del lodo:

leer por toda ciencia y leer por todo anhelo

Y cuando la montaña de la vida

nos sea dura y larga y alta y llena de abismos,

leer la inmensidad que es de lectura encendida

y arder en la fusión de nuestros libros mismos.

Y de aquí surgió:

Amo, amas

(Rubén Darío)

Amar, amar, amar, ama siempre, con todo

el ser y con la tierra y con el cielo,

con lo claro del sol y lo oscuro del lodo:

amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.

Y cuando la montaña de la vida

nos sea dura y larga y alta y llena de abismos,

amar la inmensidad que es de amor encendida

¡y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!

1 comentario:

Elisa dijo...

Has recibido un premio "Thinking blogger". Un cordial saludo.