domingo, 4 de enero de 2009

CREPÚSCULO, la película: la intensidad hecha experiencia (publicado en www.profecrepusculo.blogspot.com)

Sí, ya sé que no debería repetir las entradas en uno y otro blog pues para eso existen los links y hacerlo de este modo es un poco tonto, sin embargo quiero "cerrar" una etapa, y abrir otra: es decir, dar oficialmente el pase a todo lo que tenga que ver con Crepúsculo (o la mayor parte de ello) a mi blog oficial sobre esta delirante afición: http://profecrepusculo.blogspot.com

Pero a la vez deseo dejar también acá la marca de una vivencia compartida con otras súperlectoras como fue ir al cine a ver la peli surgida de este libro que nos ha conmovido tanto.

A continuación transcribo mi reseña personal publicada el 02/01 en http://profecrepusculo.blogspot.com/2009/01/crepsculo-la-pelcula-la-intensidad.html

CrepúSculo Sta Fe02 01
View SlideShare presentation or Upload your own.

Hace varias horas que llegué a mi casa luego de haber asistido -por fin- al cine a ver Crepúsculo. Esta ha sido, sin duda, la película que más ansiosamente he anhelado en los últimos tiempos. Debo reconocer que la inquietud angustiosa de la espera superó para mí la de los últimos films de mi querido Harry, e incluso creo que el nivel de insostenible deseo de que se produjera el estreno se equiparó solamente al que me produjo la saga de El Señor de los anillos. Lo que para mí es decir mucho, todo …diría.

De todas las lectoras que he contagiado, ocho me acompañaron en la aventura de cruzar al complejo de cines de la vecina Santa Fe, lo que fue genial. Seis de ellas (Cris, Andrea, Alexia, Cintia, Camila, Tere) viajaron en total tres horas de ida y tres de regreso para poder asistir a la función, dos más (Flopi y Ana) fueron mis "primeras contagiadas" allá por el 2007 cuando fueron mis alumnas; todo lo cual deja a las claras lo que es esta pasión, y me resulta realmente conmovedor. Y por supuesto, mi esposo tuvo el aguante de siempre, pues respaldó mi excursión, si bien vio otra película.

Como prometí hablar de la experiencia, allá voy…, y como de costumbre aclaro que no me dejo llevar por las críticas de otros, ni para opinar sobre literatura ni para expresar lo que me produce una película. Es así que habiendo leído todo tipo de comentarios, yo labro el mío, total y subjetivamente, porque no hay otro modo de emitir opinión acerca del arte, por más que los críticos pretendan con engreimiento vano aducir objetividad. Se opina desde la tripas, pues -como alguien dijo por allí-… escribimos (si es en serio) desde las tripas.

Y la verdad es que me demoré estas horas para empezar a hilvanar ideas, pues si el libro fue para mí -y sigue siendo en cada relectura- una experiencia fuerte, sólo puedo describir la instancia cinematográfica vivida con una palabra: INTENSA.

Por eso mismo, estoy aún procesando la vivencia, demasiado involucrada en el otro mundo -el de la ficción- como para desear regresar. Y esta fue sorprendente, avasallante, poderosa, demasiado breve para mi gusto… pues desgraciadamente ¡terminó muy pronto!

Resumiendo: ¿me gustó? ABSOLUTAMENTE, ¡ME ENCANTÓ!

Adoro los actores que eligieron para los personajes, no habrá otro Edward ni otra Bella, jamás. Pero tampoco otro Jacob, otra Alice, otro Jasper, y así seguiría.

Debo confesar, que por momentos contuve el aliento porque lo que sucedía en la pantalla revelaba un grado tan alto de potente tensión que hasta la respiración de los espectadores era inoportuna. Sin embargo, este es un aspecto que creo sólo es posible dimensionar si se han leído los libros.

Por eso es que me pregunto: ¿qué pasa con los espectadores/lectores y los espectadores/no lectores de las novelas de Meyer?

Es probable que los primeros si esperan fidelidad absoluta, copia servil, se desilusionen; pero sospecho que tristemente los segundos no van a entender nada y la considerarán una peli más de romance adolescente un tanto más complicada.

A menos que, sin pertenecer a ninguno de esos casos, crean como yo que el libro es una cosa mientras que la peli es una lectura de alguien, es lo que un lector imaginó al leer, por lo que si capta el espíritu de la obra literaria es más que suficiente, y esta, según yo creo, captura la esencia de la primera novela de la saga. Al punto de que, para mí, fue reveladora, me completó, me rellenó vacíos, se coló en los intersticios que la lectura me había dejado complementándola. Por ejemplo, aun cuando la voz de Bella aparece en off intentando representar su punto de vista patente en el libro, la cámara recrea una mirada ajena que precisamente me detalla, me devela aspectos que el libro -justo por esa artimaña narrativa- no puede: la torturada lucha de Edward que se refleja en cada gesto, en cada mirada, en la postura de su cuerpo, la desquiciante batalla entre el instinto asesino y los sentimientos, que quizá sólo Sol de medianoche nos explique.

Doy fe de que seis de las que compartimos la experiencia ayer, 2 de enero, el segundo día de exhibición en Argentina, en la Sala 1 del Cinemark Santa Fe, salimos felices del cine, casi extasiadas; sin embargo cada espectador es un mundo y podrá sacar las conclusiones que quiera.

Casi muero por paro cardíaco en escenas como: el diálogo en el bosque 1 y 2, el beso en la habitación de Bella, la llegada de Edward y Bella a la escuela (él de lentes), el falso mordisco y beso de la escena final del baile.

Aluciné con: el juego de béisbol (sublime), la piel iridiscente de Edward (gloriosa), la escalada del árbol, el auto de Edward.

Extrañé: (sí, y no es ser incongruente) más sonrisas y más llanto por parte de Bella, más noches de vigilia con Edward en su cuarto (él cantándole), más Alice (que es adorable), más sonrisas de Jasper (para que luzcan sus hoyuelos increíbles), el zapato con taco en el baile de graduación, los extraordinarios hermanos en el evento.

No me importó en lo más mínimo: lo “nuevo”, “lo inventado”.

Odié: que Cinemark trajera sólo versiones dobladas al español con voces espantosas, lo que supone dos cosas: o que no saben nada y creen que es una peli para niños, o que tienen el prejuicio de que los adolescentes no saben ni quieren leer. Odié no poder oír la maravillosa voz de Pattinson. ¡DVD urgente!

Coincidencia curiosa: el día 02/01 estuvo "muy Forks": fresco, lluvioso, súper gris, lo cual es bastante raro ya que estamos en pleno verano; pero claro que el clima se confabuló con nosotras para darnos el ambiente adecuado, ¡menos mal que ninguna se cayó en el barro muy a lo Bella!

2 comentarios:

cristina dijo...

la verdad qe me gusto mucho tu comentario,, i concuerdo cn vs en muchas cosas,,! la verdad qe la peli se hace mucho mas interesante si leiste el libro,, i me dio lastima qe haigan partes qe no las pasaron! pero hay otras en las qe me moria de ganas por estar viendola cn mis propios ojos! es imprecionante como et atrapa esta historia! ojala qe no tarden en sacar la seguda pelikula,, i tambien ojala qe la autora se decida a terminar el libro sol de medianoche,, me muero por leerlo,,! un abrazo grande, Kriiz,, Cullen☺

donna nobile dijo...

Ah, ya he roto muchas veces la regla de leer primero el libro y luego lanzarme a la adaptación cinematográfica. Comparto contigo la idea y el sentir acerca de lo hilarante que fue la película. Ahora ya encontré el libro pero no tengo dinero. De cualquier forma lo leeré. Saludos. Agrdables comentarios.